lunes, mayo 26, 2008

Desde el trabajo

Actualizo desde el trabajo en plan arriscado: se supone que no tengo internet, la verdad, no sé qué diría el supervisor si descubriera que nos hemos agenciado una contraseña para perder el tiempo. Creo que se la traería floja. Estoy descubriendo el curioso mundo de las páginas capadas en los trabajos. Aquí, de momento, sé que están capadas: navemail, pitchfork media y facebook. Pero myspace, fotolog, blogger, el país, etc. funcionan de maravilla. Vamos, que los informáticos tienen algún problema con las redes sociales más privadas y con los medios de comunicación indies y con el rollo gana dinero viendo mails.

Esta mañana no hemos hablado de otra cosa: parece ser que en el Primavera va a llover y no queremos. Hay unas monjas que les llevas unos huevos y paralizan el cielo (y el infierno) y no llueve dónde tú les digas o algo así. A ver si alguien va, yo, desde luego, NO. Ya tuve religión suficiente el otro día, cuando mi profesora de religión del colegio me llamó INTELECTUAL con tono despectivo.

Y este finde, los dos cumpleaños han sido geniales. El viernes fue el de Sara, donde me reencontré con más gente de Majadahonda (no sé por qué, desde hace un tiempo estoy mucho por mi pueblo... debe ser que estoy solo, pero ahora que Miguel vuelve por un tiempo, el majadahondear se va a acabar). Acabamos en el bar de siempre bebiendo el veneno de siempre. El sábado, Henar nos invitó a La Divina a ponernos ciegales mientras veíamos las votaciones de Eurovi en una TV gigantesca de los años 90. Luego estuvimos bailando, nos pedimos unas cervezas en una china de la calle y nos fuimos al honky tonk. Yo nunca habái estado allí y me lo pasé muy bien, pero tuvo más que ver Isa que la sala. Conversaciones de passats.

Y dejo ya esto, que paso de que los que trabajan a mi alrededor vean el blog...

1 comentario:

arriscado dijo...

yo he visto pronósticos de lo más dispares para el fin de semana en Barcelona. Quién sabe. a lo mejor os hace buenísimo todo el día y toda la noche y luego os caen unas gotas refrescantes por la mañana en plan rave de sol. Eso estaría guay.