lunes, noviembre 10, 2008

Gossip Miérdoles



El miércoles salí del máster antes de la hora porque el profe no se podía quedar y me cogí el metro hasta Gran Vía para tomarme unas cañejas con estos. Cuando llegué al Respiro no había nadie. Antes, pasé por El Tigre y la gente estaba fuera tomándose las tapas encima de los coches aparcados. Ponían los platos directamente encima. Qué maleducados. Henar llegó y nos encontramos con Fran, compañero de la uni que hacía mil que no veía. Al entrar, el blast to the past continuó, pues es una mesa estaba Tere, otra de clase de la fuckultad. Bueno, qué emoción. Se unieron Santi y Pablo y nos pedimos unas hamburguesas completas. El Respiro está bien, pero suben los precios cada dos semanas. Después llegó el otro Pablo, que estuvo en el concierto de Los Campesinos! que yo me perdí porque las clases son lo primero y porque ahora en Madrid los conciertos son a las 8 de la tarde, y no a las 10. En fin, que tengo que renunciar. De hecho, mañana me apetecía ver al hype del año, Late of the Pier, pero me da a mí que tampoco me va a dar tiempo. Estos horarios tan tinerfeños no me van, definitivamente.



Después del respi se retiraron todos menos Santi, Henar y yo, que nos metimos en el Remember por recomendación de Henar. Pero fue visto y no visto, entrar y salir. No había nadie, y Henar, para evitar la verguenza de entrar, mirar y huir, hizo un teatrillo. Nada más entrar gritó: "Vamos a ver si están estos". Nos fuimos al fondo, discutimos si nos quedábamos o no, decidimos que no, y mientras íbamos a la puerta, Henar gritó: "Pues no están". Así que fuimos al Tupperware, que me enteré que pertenece a Xoel a.k.a. Deluxe, que se retira durante un tiempo para vivir en Buenos Aires y NYC para tocar con gente. Al parecer nunca más se hará llamar Deluxe. A mí me la trae más bien floja, porque Deluxe siempre me han parecido ni chicha ni limoná. Volviendo a la noche, nos dimos cuenta de que el Tupper es un bar erasmus, si no no nos explicamos por qué hay tanta gente un miércoles. Henar bautizó los miércoles en los que se sale como MIÉRDOLES. Nos echamos unas risas con sus ocurrencias y con un DVD de una peli surf que estaba proyectada, nos tomamos una (UNA) copa y a casa a dormir.



El jueves ni me acuerdo de lo que hice, probablemente nada aparte de las clases. Sé que hubo algún plan de quedar, pero me entró un cansancio rarísimo y me tuve que ir a casa a descansar. Además, una vez más en el año, estoy home alone y me tengo que ocupar del puto perro. El pobre, el viernes debió estar unas 15 horas sin bajar a mear. Ah, ya me acuerdo. Al llegar de clase el jueves me alquilé Sexo en NY, la peli, que me pareció un truño tremendo, sin pies ni cabeza.

El viernes me levanté temprano, perreé y por la tarde me fui a casa de un compañero del máster, que teníamos que hacer un trabajo. El trabajo bien, pero no viene al caso. Al salir de la casa bajé por las escaleras y me caí, bajando de culo 4 ó 5 escalones. Todavía tengo alguna molestia, pero son cosas que se pasan solas. Me despedí de mis compañeros de grupo y anduve hasta Casa Camacho, donde estaban Santi y Jose. Nos tomamos una caña y paseamos dos segundos hasta La Panza Es Primero, el mexicano barato que según algunos no es auténticamente mexicano. A nosotros nos da igual, lo que nos interesa son los margaritas de 1 litro a 15 euros. Comimos unos nachos, unos burritos y varias jarras de margaritas mientras ladrábamos de esto y de aquello. El restaurante es bien bonito, tiene dos lámparas tipo araña confeccionadas con botellas de Coronitas. En los baños hay un montón de pintadas estilo México Lindo todas relacionadas con el WC. Me quedé con una: da gracias a dios hermano que lo que tienes en la mano no lo tienes en el ano. Nos llamó Marc, que estaba en Madrid para el finde. Pagamos y nos fuimos a casa de Henar a rascar un par de botellas de lambrusco que tenái por ahí. Llegaron Guille y Alber y nos fuimos al Fotomatón. En el Fotomatón estuve hablando con Pinker, uno de los que trabajan allí, y me descubrió que su nombre de internet y el nombre de su grupo (The Lesbians), estaban inspirados en Weezer. Uno en el nombre de su segundo disco (Pinkerton) y otro en una de las canciones de ese disco, Pink Triangle, cuyo estribillo reza: I'm dumb she's a lesbian. Bailamos bastante, callejeamos un poco y a casa. Por cierto, el día 11 de diciembre estaremos Nabo y yo poniendo música allí. Como viene siendo habitual, ya daré la brasa cuando llegue el momento. Nunca es mal día para disfrutar de un juergues en condiciones.



El sábado estaba demasiado destruido (malditos margaritas, tan ricos como malévolos) para salir, así que me quedé en casa perreando y viendo series, que estaba perdiendo el ritmo. Mi intención era salir un ratillo, pero al final se me hizo tarde, me dio pereza, y además no había mucho plan, que algunos tenían que madrugar el domingo para irse a una marcha ciclista que resultó ser un fiasco.

El domingo cuando me desperté eché un vistazo a mi casa y estaba bastante mal. Me puse el delantal y me hice la cocina. De premio me preparé una fideuá con gulas, gambas y anchoas y cebolla, zanahoria y pimiento rojo. Buenísima me quedó. Por la tarde seguí poniéndome al día con las series y a las 8 fui al cine con Marta y Santi. Vimos "Solo quiero caminar", una especie de segunda parte de "Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto". Digo especie porque aparece el personaje de Gloria (Victoria Abril), pero no de protagonista, es una película coral. Las secuencias de robos están muy bien, hay suspense y misterio, pero el guión flojea mucho, los personajes no están muy bien trazados (excepto el de Pilar López de Ayala, que lo borda y hace que se entienda un poco mejor, y el de Victoria Abril, que no necesitaba mucha presentación si ya has visto la peli anterior) y la historia de amor que al final es tan importante durante la peli no existe apenas. Un poco desaprovechado todo, la verdad. Hay que unirle mi aversión a Ariadna Gil, aunque tengo que reconocer que no lo hace demasiado mal.



Bueno, y hablando un poco de series, diré que Gossip Girl cada vez mola más. Empezó como una serie de teenagers millonarios y ahora es una versión (teen y) moderna de Las Amistades Peligrosas. La primera temporada era un poco ñoña, con la historia de Dan Humphrey y Serena Van der Woodsen en plan Romeo y Julieta, pero en la segunda, una vez acabada esa relación, se abren nuevas tramas y los personajes más interesantes cobran más protagonismo. Mis preferidos son, desde luego, Chuck Bass, nuevo icono de la elegancia y el savoir faire; Blair Waldorf, la chica pérfida siempre moviendo hilos para divertirse y conseguir lo que quiere; y Jenny Humphrey, la adolescente de clase media escaldada de los millonarios que va pisando fuerte y se saca las castañas del fuego.



Otra serie que he empezado a ver es True Blood. Los vampiros me atraen lo que menos, pero está tratada de tal manera que creo que se convertirá en serie de culto (si no lo ha hecho ya). Se desarrolla en un pueblo de Louisiana un poco paleto, en un futuro muy cercano en el que los vampiros pueden convivir con los humanos libremente (hasta el punto de que se planea aprobar una declaración de los derechos de los vampiros) gracias a una empresa japonesa que ha comercializado una bebida de sangre sintética. Así, los vampiros no tienen que matar a nadie. La prota es Anna Paquin, la niña del piano que ganó un oscar.

La serie que es un bluff y que ha ido a peor totalmente es 90210. Si no pudo empezar mejor (el primer plano venía acompañado de la canción del año, Viva la vida de Coldplay y a los 15 minutos de capítulo a uno le comían la polla en el coche antes de entrar en el insti), la serie ha decaído bastante, convirtiéndose en un panfleto medio moralista sobre drogas, adolescentes y relaciones que la emparentan más con su predecesora que con Gossip Girl, que era lo que parecía que iba a ser. Gossip Girl es mucho más cruda, tiene más humor y más drama, los personajes son más interesantes y, por supuesto, el casting le da millones de vueltas.



Y este sábado, al concierto de The Streets, que tras sacar un disco estupendo me tienen enganchado. Ganas, ganas, ganas.

2 comentarios:

Javier Ruiz dijo...

hola...te puedo hacer una pregunta?
es que estaba viendo el post donde hablas que te llegó la edicion especial del intimacy de bloc party. y viendo la foto (yo me lo he comprado hoy, aqui en españa eso si), que es esa tarjeta que te venia?
porque a mi no me venia ninguna tarjeta...

un saludo!

arriscado dijo...

Anda! he puesto la misma foto de Mike Skinner haciendo el ninja. Me meo con lo de tu profesor que mete pullitas en inglés. Por cier, ya me contarás qué onda ayer. cómo acabasteis y dónde.