lunes, agosto 24, 2009

Media España de vacaciones... y la otra media haciendo que trabaja



¡Qué calor! Llevo fatal estar en agosto aquí. Ni siquiera el típico rollo de que en agosto Madrid está vacío funciona: ayer fuimos a la filmoteca una hora antes de que empezara la sesión y ya no quedaban entradas para la peli que íbamos a ver. Claro, en las sesiones en la terraza se está de lujo, hay barra para pedirse pelotis y además ponen cine comercial. Normal.

Una de las maneras de combatir el calor, aparte del ventilador 24 horas, es quedar con tus amigos y comer en una terraza. Eso es lo que hicimos Alber, Henar, Guille y yo. Guille nos invitó el domingo pasado a su pedazo de terraza para pasar el día. Estuvimos charlando y comiendo butifarra y leyendo el dominical. Henar se fue a trabajar y nos entró un antojo brutal de horchata, pero no Chufi, de horchata casera tipo heladería de la Comunitat Valenciana. Nos acordamos de Aquolina y pusimos rumbo. Nos compramos un litro y cayó en un abrir y cerrar de ojos, nos pusimos ciegales. Paseamos hasta Conde Duque y nos sentamos en un parque a seguir la charleta. Y a casa.



Al día siguiente quedé con Adrián para ir al cine. Dos cosas que hacía mucho que no hacía: ver a Adrián e ir al cine. Nos metimos a ver V.O.S. de Cesc Gay. A mí me gustó más que a Adrián. Una película sobre el cine, metalingüística, divertida y llena de referencias no solo asumidas, sino superadas y burladas. Los actores están bastante mal, da un poco de rabia, pero las actrices están geniales. Vicenta Ndongo es una gran actriz desaprovechada que solo hace teatro y películas de Cesc Gay. La película está rodada en castellano, catalán y euskera, y es una pena que la estrenaran en casi todos lados doblada. Nosotros la vimos en V.O.S., más que nada porque a estas alturas solo la echan en 3 cines de todo Madrid y el Princesa es el más céntrico.

El martes surgió cena de repente, en el T.G.I. Friday's. Es el momento del mes en el que todos tenemos los mismos descuentos del grupo VIPS y nos surge la misma idea. Nos tomamos un cóctel antes de cenar, yo me pedí un mojito que estaba muy rico. Cenamos como salvajes, nachos y hamburguesas. Antes había ido con Santi a su nueva casa, un pisazo alucinante en una buena zona que no va a poder disfrutar demasiado, pero por buenas razones. Desde aquí te lo digo, Santi: ¡Enhorabuena! Las buenas noticias son el pan nuestro de cada día en mi grupo de amigos. Yo no suelo ser muy afortunado, pero no me quejo y me hace feliz que los demás sean felices y les vayan bien las cosas. ¡Ya llegará mi día!



El resto de la semana pasó marcada por el aburrimiento en el trabajo. Casi todos están de vacaciones, y los cuatro gatos que nos hemos quedado no tenemos casi nada que hacer. He llegado a aburrirme del Facebook, cosa que me parecía imposible hace dos semanas. Los días son tediosos y rutinarios. Pero todo se acaba, a partir de mañana empieza a llegar la gente con cuentagotas y todo volverá a la normalidad. El jueves se rompió un poco la rutina, porque Ina nos convocó a algunos de clase para tomar algo por el centro. La verdad es que siempre he sido un poco raspa con la gente del máster, pasando de apuntarme a los planes y tal, pero ahora que ya no voy a clase y no veo a casi nadie, pues me apetece. Nos tomamos unas cerves chinas en el Dos de Mayo ante la imposibilidad de encontrar mesa en las terrazas. Todo el que no estaba de vacaciones, estaba en el Dos de Mayo tomándose unas cañas. Al final conseguimos sitio y el camarero que nos atendió nos contó que era escritor y nos cayó genial. Nos trató muy bien. Con las chicas de clase nos pusimos al día de nuestras prácticas, de nuestros planes de futuro y de nuestras vacaciones / no vacaciones. Prometimos repetir pronto y a dormir, que todavía quedaba el viernes de Facebook y Gmail en el trabajo.



El viernes, en Gmail, comentábamos la de tiempo que hacía que no íbamos a un club / discoteca. Así que quedamos en ir al Stardust. Antes, cena y botelloneo en el nuevo palacio. El Stardust está bien básicamente porque entrar vale 10 euros y te dan dos copas, y si no quieres copas, es gratis. Luego dentro a mí me da un poco igual: hay sitio, pero la música ni me va ni me viene.

Paso total de la lista de Pitchfork de las mejores 500 canciones de la primera década del siglo XXI. Los medios americanos e ingleses son muy chovinistas, y prácticamente solo consideran la música cantada en inglés. Sí que hay presencia de grupos fuera de estos dos países, pero prácticamente todos cantan en inglés. Suecos, franceses, brasileños... Creo que los únicos que se salvan de esto son Konono #1 y Sigur Ros, dos grupos que están en la lista por lo bien que quedan en ella. En el mundo hispanoparlante se están haciendo cosas alucinantes y pasan desapercibidas por no estar escritas en inglés. Y también en Brasil y en Francia se hacen cosas que transcienden, pero como no están en inglés, Carla Bruni o Bonde do Rolê no caben en su lista snob. ¡Es que por no estar no está ni El Guincho, con lo que le mimaron en Pitchfork! También creo que funciona solo a un nivel anglosajón el hecho de que haya tantísimas canciones de hip hop y R'n'B, estilos que no cuajan demasiado fuera de América. En fin, que me da mucha rabia. Un dato: Do you realize? de The Flaming Lips, está un puesto por debajo de Toxic de Britney Spears...

Y qué vicio esta semana con el nuevo single de Weezer, por dios. Me encanta, no puedo parar de escucharlo. Es super marchoso y parece que hayan rejuvenecido 20 años. Ahora me he ilusionado y tengo ganas de escuchar el disco nuevo, pero voy a ir con cuidado, que de Weezer uno no se puede fiar desde hace 10 años.



He terminado, al más puro estilo Lost, Battlestar Galactica. Me la he visto en un mes o así, cuatro temporadas y dos miniseries. Ahí es nada. Me ha gustado muchísimo, sobre todo la cuarta temporada, pero me parece que tiene un final un poco ñoño. Para colmo de males, buscando por la red la cuarta temporada, me equivoqué de página y leí un spoiler que no tenía que haber leído, aunque no me jodió el final, solo media temporada.

¡Ah! Últimamente he escrito algunas cosillas para el fantástico proyecto La Fonoteca, que tiene el objetivo de convertirse en la mayor base de datos de música española. Debuté con una crítica del Fuengirola de Flow y esta semana han publicado la biografía y discografía de Iluminados que hice. Estoy contentísimo y muy agradecido a los chicos de La Fonoteca, que se lo curran mucho.




----------------
Now playing: Family - La noche inventada
via FoxyTunes

1 comentario:

Jose Ignacio dijo...

Ay, BSG D: Mira que se fue viendo venir la gran revelación del final de la tercera desde el principio del penúltimo episodio, pero aún así cuando lo confirman estaba casi temblando de emoción xD