miércoles, junio 17, 2009

Without you I can't be great!

La frase del título es de la gran artista Sonia Li, el gran descubrimiento de Barcelona, una chica de NYC de vacaciones que no para de liarla allá por donde va. Una máquina de ocio y diversión. Una grande.



Después de volver de Barcelona estuve (no sé si todavía lo estoy) melancólico y de bajón, tipo síndrome post vacacional, que a mí nunca me había pasado nada de eso y lo pasé fatal. Además, para colmo, lo primero que vi antes de entrar a trabajar fue a Pedro Piqueras saliendo de hacer la declaración de la renta, que trabajo al lado de una delegación de hacienda. Estaba despeinado y gastado. No se parece tanto a Chucky sin maquillaje, pero aún así es diabólico.



El miércoles teníamos una clase extra. Horror, el Master parece que nunca se acababa. Llegué tarde a clase, me encontré a Sele en la entrada y me contó unas penas. Pero no hay mal que por bien no venga, al final todo se solucionará. Al final la clase estuvo genial, tuvimos que salir por la calle de La Palma, elegir un comercio, e inventarnos un anuncio express. Resulta que hay un proyecto en marcha que se llama callelapalma.com y querían que aportáramos ideas. Al final ninguna idea cuajó, plantxapanuestroabuelo. Mientras paseaba con Noelia por la calle, me encontré a María y Fer con su guapísima hija Julia y a PIlar y a Mónica que se iban a un bar a dar el último repaso a un examen que tenían al día siguiente. No me da nada de envidia la gente que vuelve a estudiar, desde luego yo espero no tener que volver nunca (aunque me tragaré mis palabras el año que viene, lo sé) Mientras me iba casa me crucé con Ana V, que pedaleaba camino de casa de Pablo, donde había quedado bastantes amigos para cenar. Yo estaba roto y medio malhumorado y pasé total de ir. De camino a casa, pensé que, aunque haya vivido 27 años en Majadahonda, mi barrio es Malasaña. Me siento como en casa allí. Cuando tenga un trabajo digno (me imagino que eso llegará tarde o temprano), no tengo que pensar en donde quiero vivir, porque ya lo sé.



Los días estas semanas no han sido nada aburridos gracias a la presencia de mi hermana y mi sobrina, que se han tirado 2 semanas de vacaciones por aquí. Muy diver ver como crece tu sobri, menos mal que la vuelvo a ver dentro de 2 semanas, que me voy a Londres.

Esos días nos reunimos via email unos cuantos e hicimos un pedido de Threadless, nuestra tienda de camis favorita. Espero ese pedido como agua de mayo, cómo mola renovar la colección de t-shirts gastándote poquísimo dinero en el país más rico del mundo.



El viernes estuvimos comentando las escandalosas fotos de Berlusconi y hubo polémica. Unos decían que era normal y que era un atropello a la intimidad. Otros decían que era un escándalo que un primer ministro se dedicara a montar fiestorros utilizando aviones del estado y seleccionando en persona azafatas y relacionándose con menores. Berlusconi da miedo, pero si le votan, por algo será. Será que es lo que se merecen. "TE LO MERECES", que gritaría Nicole. Esa noche habíamos quedado en casa de Clara para beber y para vernos los gepetos, que llevamos unos meses que no quedamos varios juntos ni de coña. Nuestras frenéticas vidas nos impiden llevar una vida social común. Al final nos tomamos unos copazos, escuchamos el maravilloso disco nuevo de La Prohibida y nos reímos un rato. Salimos un poco apresurados al RedRum, que pinchaban nuestras comadres Aída y Sele a.k.a. Hermanas McKenzie. Estuve un buen rato con Aída, contándome unas cosas de las que no voy a hablar aquí y echándonos unas risas mil. Aída me dijo el otro día que quería que hablara de ella en el blog, qué ilusión me hizo. Le pasé un par de entradas en las que salía y me dijo que siempre aparecía de soslayo, o de amiga de Sele. ¡Mentira! Últimamente tenemos unos chats por facebook que ríete tú de cualquier adolescente enganchado al messenger. Le di dos besazos a Natalia, la camarera, que es genial y siempre nos ha tratado muy bien. Cuando cerró, Sele y Aída cerraron sus maletas y dimos tres zancadas hasta el Eclectic, el club de los del RedRum en la sala Clamores. La música no está mal, pero las copas son carísimas (9€!!!!) Estuvimos enredando toda la noche de aquí para allá, liando la madeja, bailando como locos. Me encontré a unas compañeras de clase, que andaban también por allí. Al salir estuve a puntito de irme de after con las chicas, pero la perspectiva de volverme a casa en bus a deshora me aterrorizó. Y menos mal, porque la noche por el otro lado acabó como el rosario de la aurora. Pero esa es una historia que no me corresponde.



El sábado lo pasamos de tranqui. Por la tarde, en casa de Ana, que Leti celebraba allí su cumple. Qué stress tenía la tía con las mesas de la boda, parecía una peli americana. Santi y yo nos fuimos a Madrid, que habíamos quedado con Henar y Clara y Adrián y Lady para ir al concierto de Single. Antes, nos tomamos unas cañejas en un bar al lado del Neu! Club rodeados de cotilleos de bajura, como llama Henar a los cotilleos del mundo indie. Santi nos contó la trágica historia de la tía que murió en el accidente de Air France, aunque la tragedia se cebó realmente con su marido. Resulta que vivían en Dubai, se acababan de casar y la luna de miel fue en Brasil. Él volvió a Dubai en un vuelo, y ella venía a Barcelona en el que se accidentó. No acaba ahí todo, a él se le murió otra novia... en un accidente de avión. Dios, qué horror.
El concierto de Single fue la releche, porque todo lo que hace Teresa Iturrioz es la releche. Estuvo simpatiquísima, hablando un montón entre canción y canción. Se equivocó al principio y no paró de hacer referencias al miedo a equivocarse. Muy maja, muy mamarracha (se puso hasta 4 vestuarios diferentes) y cantando genial. Es que Single es un gran grupo, de eso no hay duda. Solo falta que toquen más, que una vez al año es poquísimo.

El domingo vimos en el cine Los Mundos de Coraline, una preciosa película gótica sobre la realidad, la felicidad y la familia. La vimos en 3D comiendo guarrerías. La sala estaba llenita de niños. El caso es que la peli la venden para niños, pero hubo llantos, niños gritando y bastantes traumas infantiles. Un circo.



El lunes tenía la clausura del máster. Me pilló en un mal día, con un mal humor que mordía. Para colmo, durante el acto de clausura se abrió un debate que me puso ON FIRE. Discutí un rato con unos peces gordos, me hice miles de fotos con todomundo y me fui por donde había venido, pasando del cóctel en un bar de Rubén Darío. Lo mejor de la tarde fue la presentación que se curraron Marina y Belén sobre el curso, que arrancó más de una y de dos carcajadas. Además volvimos a ver a Ángela, tras su periplo U.S.A.



El resto de la semana, ni pena, ni gloria, ni nada. Trabajo, dormir, hacer tests de facebook de How well do you know TAL TAL Y TAL. Una cosa que me hizo ilusión es que los Corazón postearon una serie de críticas de Nuevo Futuro en su blog de MySpace e incluyeron mi (halagador) texto de Grupejos. La otra cara de la moneda vino por las cancelaciones de nuestras pinchadas en el Freeway (no hacen sesiones primera copa hasta septiembre) y en El Labo (motivos personales de la gente del bar) Aún así, este finde pincharemos un ratillo con dos mil djs más en la fiesta del 21º aniversario de Al Laboratorio, con las McKenzies, Roberta Marrero y Aviador DeLuxe entre otros. Muchas ganas.



La web de Austrihúngaro anuncia que Chico y Chica ya están metidos en el estudio escribiendo canciones para su próximo disco, que todavía no tiene fecha de publicación ni nada, pero que por lo menos nos deja la buena noticia de que no se han separado ni nada. Bien.

El viernes fuimos al concierto de Extraperlo. Nos tomamos unos tintos de verano en el Gambrinus de al lado de La Boite. En la entrada tuvimos algún problemilla con las acreditas que luego se quedó en nada. El concierto lo disfruté a medias, se puede leer mi crónica para Playfork AQUI. Después del concert nos fuimos al Palentino, donde las copas serán venenosas, pero muy baratas. Vimos unas cuantas razones de cierre de local por parte de sanidad, se nos unió Clara y salimos pitando para el Wurlitzer, que parecía que había tenido noche punk rock y solo ponían punk rock, aunque incluyeron canciones sueltas de The Pipettes o de los Ramones. Nos lo pasamos bien, pero volvimos prontico a casa.

El sábado lo dediqué a la vida contemplativa, el domingo también, el lunes también, hoy también. Vida contemplativa a tope.

El día 4 me voy para Londres, a ver a Joe Crepúsculo y a apoyar a las McKenzies en la afterparty, que será en The Legion, en Old Street. No puedo esperar a que llegue ese momento, porque a pesar de las miles de veces que he estado en Londres, nunca he salido de farra, y ME LO MEREZCO.

Estos interminables posts pasan por no ser sistemático y actualizar cuando me lo pide el cuerpo. AAAAAAA.

2 comentarios:

Raquel dijo...

Borja gracias por lo de Javiera.
No he leído lo que has puesto porque estoy un poco espesa y me da pereza, pero que impacto la tetaza de la yola!
besos

Jose Ignacio dijo...

Toma pedazo de post.

Qué terror lo de la pasajera del Air France, wagh.