martes, junio 09, 2009

Primavera Sound (cuatro meses dos años y un día después)



Argh, todavía estoy con la cabeza en Barcelona. Llevo una semana pensando en escribir la crónica del Primavera, pero me daba pereza y solo quería volver y no tener que trabajar y ser feliz en la playa. Pero bueno, creo que ya es horita...

DÍA 0 (Miércoles)

Ah, cómo me gusta aterrizar en Barcelona. Bajo del avión tranquilo y cojo el tren con todo el gusto del mundo, aunque me tenga que tirar una hora hasta llegar a Montgat. El trayecto se hizo muy ameno, porque me encontré a Henar y compartimos opiniones de lo que queríamos ver, de cómo nos trata El Prat y de otras cosejas más rollo, tipo el trabajo y tal. Nos despedimos en Sants, ella se iba a celebrar la victoria del Barça (contra todo pronóstico se lo pasó de perlas) y yo seguí camino de la playa, al idílico pueblecito en el que nos hospedan maravillosamente Miguel y Marina. Llegué, me admiré de la obra que han hecho, me comí unos macarrones de sobras y nos tiramos al sofá a ver OT, que es un programa que mola mucho más en compañía. Al rato llegó Guille, nos contamos cosas y nos fuimos a dormir, que queríamso tener fuerzas para empezar el festival como es debido.



DÍA 1 (Jueves)

Estuvimos por la mañana perreando, enviando mails y preparando la comida. Salimos de casa con tiempo suficiente para echarnos una foto en el stand de Jagermeister antes de ir a ver a La Bien Querida. Se confirmó como bluff, un poco cutre todo. La Sobrevalorada, que la bautizó Henar. Yo abandoné y me fui a por tickets. Este año pusieron unas máquinas que estaban destinadas a evitar colas, pero al final tuvieron que combinar con el método tradicional: una persona que te vende tickets. Un jaleo. Después tocaban The Vaselines, pero teníamos tiempo y nos fuimos al césped del escenario Estrella Damm, nuestro lugar de descanso y reunión. El concierto no estuvo mal, pero creo que quemaron sus cartuchos demasiado pronto. The Vaselines tocaron muchos hits al principio, y la segunda mitad del concierto se hizo un poco aburrida. Terminaron con You think you're a man, que no es ni de lejos su mejor canción (ni siquiera es suya) Al subir del escenario una de El País nos hizo una entrevista a Serge y a mí preguntándonos por un tema muy 2008: La Guerra de Festivales. Además llevaba una alcachofa de elpais.es, que se convirtió en .com hace ya ni se sabe. Actualizarse o morir. Huímos al escenario Ray-Ban, que a pesar de estar lejos no te onligaba a hacer peregrinación como el año anterior. Vimos a Joe Crepúsculo con su banda, un poco más aceptable que la última vez en el ochoymedio. Por lo menos tocó mi canción preferida, y una de las pocas que me gustan de él, Gabriela. A la vez estaban Yo La Tengo, que es el típico grupo de siempre del que he pasado bastante y no me apetecía. Justo en ese momento llegó la Sele, que venía animadísima. Qué ilusión ver a un montón de amigos reunidos en tan magno evento. Durante Joe, Henar empezó su particular leit motiv y sacó billetes chinos falsos para untar el morro a todo el que pasara por ahí. El siguiente concierto era el de Phoenix. Y qué chulescos que estuvieron. Divertidos, tocando hits y empezando fuerte, con Litzsomania. Un disfrute total. Nada que ver con My Bloody Valentine, que a muchos les encantó, pero otros no pudimos soportarlo y huímos a descansar. Mientras la gente flipaba con Aphex Twin, Sele y yo nos pusimos a enredar por el recinto y acabé peleándome-discutiendo con un amigo suyo. Teníamos puntos de vista muy diferentes sobre música, y yo acabé harto (y perdiéndome a The Horrors) Menos mal que apareció Pepa con su prometido y los Extraperlo para desengrasar. Acabamos en el concierto de Ebony Bones, pero duré como 2 canciones, Guille y yo estábamos cansados y nos cogimso un taxi a Montgat, como está mandao.



DÍA 2 (Viernes)

El viernes unos nos levantamos como una rosa y otros no. Ana llegó pronto de Madrid y trajo unos aperitivos. Nos sentamos a comer, charlamos y descartamos la posibilidad de ver a Extraperlo, que tocaban a la intempestiva hora de las 5 de la tarde. Vamos, que ya tendríamos tiempo de ver al grupo revelación 2009 en otro momento. La pereza nos venció y llegamos a medio concierto de Vivian Girls, y ni siquiera las vimos porque nos dimos una vuelta por el mercadillo. Compré unos discos de Austrohúngaro y me regalaron una banda para el brazo preciosa que no encuentro por ningún lado. ¡Qué rabia! Además nos llamaron modernos de Madrid por ahí. Miedo. Compramos la revista ARTO!, que ahora es de pago. Días después, en el avión de vuelta, comprobé que se ha convertido en una VICE de serie Z. En el saloncito de myspace vi a las Kitty y Daisy de Kitty, Daisy & Lewis hiper maquedas al sol de Barcelona. Hicimos tiempo y fuimos a uno de los concierto que más esperábamos: The Pains of Being Pure at Heart. A algunos les encantó, otros flipamos con lo que desafinó el cantante, tremendo lío. Se cargó un par de canciones. Eso sí, el concierto cortísimo, y encima no tocaron mi favorita, A Teenager in Love. En el concierto le dije a Francis que me flipaba su bolsa y el tío me la regaló dos días más tarde... ¡qué majo y qué guay! Nos sentamos en el escenario ATP y justo llego Santi, directo desde Madrid, dejando su maleta en consigna. En cuanto empezaron Sunn O))) salimos expulsados por su ruido y caímos en el escenario RockDeLux, donde empezaban Throwing Muses. Bueno, vaya conciertazo. De lo mejor que vi, un sonido perfecto, unos músicos que lo cuadraban y Kristin Hersh dándolo todo, cantando con mil voces diferentes y bailando como en el vídeo de Bright Yellow Gun todo el rato. Me quedé flipadísimo, no entendía bien como solo 3 personas podían soltar tanta energía. Muy guay, Adolfo y Nabo también salieron bastante contentos. El viernes era el día de no parar, así que subimos las gradas para ver a Jarvis Cocker. Otro que tal baila, una joyita. Un concierto muy divertido, un poco glam y bastante rockero, con bailes imposibles y el público entregado. Henar comentaba la presencia que tenía en el escenario, llenándolo todo. Yo comentaba que bailaba igual que Miguel a última hora. Cuadno terminó, otra carrera, que estaban Saitn Etienne. Desde que se han puesto electrónicos en sus directos (no sé si para ahorrar gastos) la cosa ha bajado un poco en calidad. Antes traían coristas e instrumentistas que daban vidilla, y Sarah se chispaba un poco, pero ahora estaban los dos chicos con sus máquinas, Sarah un poco sosa y una corista que pasaba por ahí. Menos mal que tocaron He's on the phone y Silvie. Bailamos lo que pudimos, nos echamos unas risas, Serge nos declaró amor eterno uno a uno y otra vez a correr, esta vez para ver al grupo que más me apetecía de todo el cartel: Bloc Party. Vinieron a gustar, y eso se notó desde el principio. La primera canción fue One Month Off, que es uno de los petardazos de Intimacy. Y siguieron hit tras hit, tocando mucho del Silent Alarm y sorprendiéndome con mi canción favorita de ellos, Song for Clay (Dissappear Here). Subidón todo el rato, no me podía creer lo que veía. Mis favoritos confirmados. Terminaron con Helicopter. La noche acabó como tenía que acabar: borrosa y bailonga. La vuelta en el cercanías fue de las más graciosas que recuerdo, con la palabra PAJAREO saliendo de nuestras bocas para contar cualquier cosa y con un pájaro enorme cagando sobre la bolsa de Miguel.



DÍA 3 (Sábado)

El sábado era un día grande para nosotros (y pequeñico para el festival) El caso es que como Miguel no pudo celebrar su cumple con nosotros en Madrid, como estábamos casi todos, pues nos preparó una BBQ a su estilo: cantidades ingentes de carne. Allí que pasamos la tarde, le dimos muchos regalos que le encantaron y los que teníamos fuerzas nos desplazamos al forum a ver a otro grupo revelación: Kitty, Daisy & Lewis. Acompañados por sus padres (en segundo plano), se cambiaban los intrumentos, tocaban lo que les parecía y divertían al personal. Bailamos y lo pasamos súper bien. El resto del domingo lo pasamos en un césped tirados, charlando y meándonos de risa. Angel nos trajo una nota que se encontró en el probador del Bershka en el que una niña había escrito "Berksa es muy lindo". Nos enternecimos mucho y seguimos a lo nuestro. Pasamos en moto de Neil Young y hasta Sonic Youth no hicimos nada. Sonic Youth, como siempre, muy bien muy bien, lo disfrutamos mucho. Es un grupo hipnótico, que te quedas como embobado oyendo lo que hacen. Tocaron un montón de canciones del disco nuevo y en el bis se marcaron Bull in the heather, un regalo. Al acabar empezó mi pesadilla particular: se acabaron los refrescos y las cervezas y las aguas de todas las barras, solo se podía pedir alcohol con redbull o jagermeister. Me pillé tal rebote que me amargó la noche y me fui a casa. Mierda de final, pero todo lo de antes fue tan guay que me quedo con lo bueno.



DÍA 4 (Domingo)

Me levanté de mala onda por el día anterior, pero luego empezó a llover y se llevó todo lo malo. Pafuera telarañas. Por la tarde vinieron los barceloneses a Montgat, que el lunes era fiesta en Catalunya y decidimos pasar la noche juntos, echándonos unas risas. Santi, Guille y Ana se fueron al aeropuerto, pero Santi acabó volviendo porque no había puentes aéreos. Estuvimos hasta las 5 viendo youtubes y meándonos de risa con Yolanda Ramos. Lágrimas de risa.

DÍA 5 (Lunes)

Salía a las 10 de la noche, así que el lunes seguí perreando como un rey, al sol de Montgat. Lujo. Volver a Madrid fue un rollo y un bajonazo. Quiero volver.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

http://www.elpais.com/videos/cultura/Arranca/temporada/festivales/Primavera/Sound/elpvidcul/20090530elpepucul_4/Ves/

Henar dijo...

Qué bien lo pasamos y cómo me gusta la foto que has puesto la primera, estamos monísimoa!

Jo, yo siempre haciendo el payaso, me doy cuenta cuando leo las pantomimas que me monto... Joder, y te perdiste la nit del foc, que nació de mi ansia de querer quemar los tickets de bebida inservibles...