jueves, septiembre 24, 2009

Qué vida tan fácil y sencilla



En estas semanas que he estado sin actualizar he hecho bastantes cosas, pero solo una importante: dejar de ser estudiante. Sí, presenté mi tesina el martes y ya me he quitado de encima el maldito máster. Cuando decidí, deprisa y corriendo, volver a estudiar, lo hice con muchas ganas, pensando en que mis años de carrera fueron muy felices y que todo el rato estaba por ahí tolocodelacabesa, haciendo lo que me daba la gana y libre como el viento. También lo asocio bastante a mi erasmus en Lisboa, que fue maravillosa. Pero claro, los 27 no son los nuevos 21, ni de coña, y estudiar este año me ha parecido un suplicio, estaba todo el rato cansado y maldiciendo todo. Eso sí, me ha permitido empezar a trabajar en algo que me gusta de verdad y conocer gente y lo que son las clases no han estado nada mal (tampoco han sido la repanocha)

Ahora estaré con las prácticas hasta diciembre y luego a saber. Me encantaría pensar que mi futuro está en Barcelona, trabajando en marketing o comunicación, quedando con todos los de allí y yendo a Montgat a pasar los fines de semana, aprendiendo catalán y conociendo a fondo la ciudad, que me flipa. Pero lo más probable es que la realidad sea unos meses de búsqueda infructuosa de trabajo aquí y los siguientes meses trabajando de cualquier cosa que salga en Londres, aprendiendo inglés del todo y malviviendo. Bajón. Aunque todavía queda una tercera vía: encontrar trabajo en Madrid y quedarme en mi ciudad, que me apetece mucho mucho también.



No puedo establecer un orden de los últimos días... así que empezaré contando que fuimos al estreno de Gordos, y allí se juntó TODOS los elencos de las teleseries españolas de ahora: Los Misterios de Laura (mi favorita), 90-60-90, Física o Química, etc. Nos fijamos en que Cabano no se habla con el resto de sus compañeros de serie, y que era el toy boy de dos actrices treintañeras que ahora mismo no recuerdo, pero que hicimos bastantes coñas. Todos los actores se saludaban y se hablaban y ponían buenas caras, pero probablemente en sus fueros internos internos predominaban las envidias, las soberbias, las lástimas y muchos más sentimientos mala onda. Nos sorprendieron algunas cosas, como que Martina Klein es (todavía) mucho más guapa al natural, que Miriam Gallego apareció vestida como si fueran los oscars de la mano de un PUNKI (pero punki de verdad, no alguien disfrazado en plan punk chic) y que habían repartido muchas muchas más entradas que butacas. Así que hubo jaleo y la peli empezó tarde.



De Gordos puedo decir que es exagerada y se va de madre muchas veces, aunque es digna. Con lo que me gusta a mí el maximalismo (Brian de Palma es uno de mis dioses), fue lo que más me echó para atrás, cuando la peli se ponía grandilocuente con planos raros y los actores mirando a cámara y hablando con sus imágenes dobladas. Horreur. Las chicas están muy bien, en especial la DRAMEDY QUEEN Pilar Castro, que puede hacer que te mees encima en la escena más dramática del mundo, Leticia Herrero, una modelo de tallas grandes que se lleva todas las secuencias en las que aparece, la adolescente gorda que solo va a poder hacer de eso, adolescente gorda, durante los próximos 6 años, y, sorpresa, Verónica Sánchez, una actriz que a mí me la trae floja y que en Gordos está muy digna. El prota, Antonio de la Torre, está maravilloso en algunos momentos e insoportable en otros, pero su personaje es uno de los más extravagantes de los últimos años. Raúl Arévalo tiene un papel que no me gusta nada, como de radical católico que recita pasajes de la Biblia en plan América profunda pero aquí, y además hace las mismas gracias todo el tiempo y Gorka de FoQ hace de Gorka de FoQ. Exactamente el mismo papel. Los demás bien, normal. De todas formas, la peli está siendo un éxito y me alegro, porque desde luego es una peli diferente y te hace reír.



Otro día quedamos para ir a casa de Nicole a ver sus últimas creaciones: dos documentales, uno sobre Chile en Madrid y otro sobre mariliendres en Barcelona. En el de Chile salimos bastantes de nosotros contando cómo Chile ha influido en nuestra forma de hablar, y ha influido mucho: plancha pa tu abuelo, poh, arriba de la pelota, carrete, buena onda, cachai, roto/rota, taquillero, copete, washon/washona (¿se escribe así?), guagua, heavy, salta pal lao... en fin, miles de expresiones que cuando salgo de mi grupo de amigos tengo que controlar. Nos reímos mucho esa noche, acabamos bailando en el Freeway, que ahora es el Fuzzycat en la planta de abajo. De hecho, una semana más tarde estuvimos pinchando allí y nos trataron genial, lo pasamos super bien y no vemos el momento de volver.



También estuvimos cenando en un asador castellano con camareras raveras vestidas de antiguas, en el que nos pusieron comida congelada y carne de lujo, y rematamos la noche tomándonos una Hendrix en el Picnic, la mejor ginebra del mundo, qué rica. Nos la pusieron con una tónica india que no recuerdo cómo se llamaba, pero que no tenía casi burbujas y también era exquisita.

Hemos tenido despedidas, inauguraciones de piso... cosas.



Música: estoy un poco de mala onda con los medios indies. Ya no es que la lista de Pitchfork sea una tomadura de pelo, es que ahora cogen y le ponen un 4,6 al disco nuevo de Pearl Jam, Backspacer, que es el disco que firmaría hacer cualquier banda que lleve 20 años en la música. Estoy enganchado. Y los comentarios de JNSP, que hace nada eran lo más divertido de la web, ahora son fans cabreados y cansinos, gente que odia todo lo que haya vendido más de 15 copias fuera de su pueblo, otros que pasan por ahí y poca chicha. Y para acabar, una canción que me tiene loco, de un disco que cada vez me gusta más, de esos que a medida que los vas escuchando tu canción favorita cambia porque hay muchos temazos. Hablo del Wild Young Hearts de los Noisettes. Y la canción es Never Forget You, con un vídeo muy de antes, con coches, el grupo tocando con orquesta y la cantante maqueadísima, con varios vestuarios y despampanante.



Entrada punk y desordenada, ahora toca centrarse.

EDITO: ¡Se me había pasado poner el vídeo de la semana! Dos niñas (americanas, creo), cantan una canción en español simplemente hilarante:

1 comentario:

carlos de la parra dijo...

JUARAJARJARJARJJARRRRRJARJAR